«

»

abr 25

El Senado rechaza una moción que pedía a la ONU la supervisión de los Derechos Humanos en el Sahara

71043-620-282

Espainiako Senatuak, PPren botoekin, atzera bota du giza eskubideak zaintzea MINURSOren eskumena izatea proposatzen zuen mozioa. Ekimenak Nazio Batuen Erakundeko Segurtasun Kontseiluaren aurrean esku hartzeko eskatzen zion Gobernuari, apirilean MINURSO berritzen denean giza eskubideen zaintza haren eskumenen artean sar dadin.

Horrela, ekimenaren bultzatzaileek adierazi dutenez, Nazio Batuek autodeterminazio erreferenduma antolatu ahal izango lukete, horixe baita haien betebeharra, eta azkenean Mendebaldeko Sahararen inguruko gatazka nazioarteko zuzenbidea aplikatuz eta Nazio Batuen Giza Eskubideen Kartak ezarritakoaren arabera konpondu ahalko litzateke. Ekimena ERCko, IUko, EAJko, ICVko, Coalición Canariako eta AMAIURREKO hamasei senatarien sinadura zeukan eta iragan astean adostu zen Euskal Herriko koalizio subiranistaren ekimenez.

Eztabaidaren bukaeran, Alberto Unamunzaga AMAIURREKO senatariak adierazi du PP “bakarrik geratu dela” mozioaren aurrean, bera izan baita MINURSOk Mendebaldeko Saharan giza eskubideak zaindu ahal izatea onartu ez duen bakarra. Haren iritziz, PPren jarrera “ulergaitza eta onartezina” da, bozkatu den mozioa “minimoen proposamena” baitzen.

Oposizio osoa mozioaren alde agertu da, UPN izan ezik, alderdi hori abstenitu egin baita.

MOCIÓN POR LA QUE SE INSTA AL GOBIERNO PARA QUE INTERCEDA ANTE EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE NACIONES UNIDAS PARA QUE LA SUPERVISIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS SEA PARTE DEL MANDATO DE LA MISIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL REFERÉNDUM DEL SÁHARA OCCIDENTAL (MINURSO).

(Núm. exp. 662/000132)
AUTORES: URKO AIARTZA AZURTZA (GPMX) Y QUINCE SENADORES MÁS

El señor presidente da lectura al punto 5.4.

El señor PRESIDENTE: A esta moción se han presentado dos enmiendas, una del Grupo Parlamentario Popular en el Senado y otra del Grupo Parlamentario Socialista.

Para la defensa de la moción, tiene la palabra el senador Unamunzaga.

El señor UNAMUNZAGA OSORO: Muchas gracias, señor presidente.

Señorías, diferentes grupos, diferentes partidos, traemos a esta Cámara un texto de mínimos, un texto consensuado entre diferentes sobre un caso recurrente, recurrente pero urgente, cual es la situación del Sáhara Occidental y la inclusión en el mandato de la Minurso de mecanismos de vigilancia de los derechos humanos. Y también afirmo que es recurrente porque no se ha solucionado, y no se ha solucionado a pesar de que la urgencia existente es cada vez mayor.

Traemos esta moción el mismo día que estaba previsto que el Consejo de Seguridad de la ONU hubiese votado sobre la renovación de la Minurso y digo hubiese votado porque hoy mismo hemos conocido, según las noticias que llegan, que esta votación se ha pospuesto. Por estas mismas noticias, parece que no se va a incluir tampoco esta vez los mecanismos de vigilancia de los derechos humanos en la misión de las Naciones Unidas.

Y la traemos también después de dos años, desde que realizásemos en esta misma Cámara una pregunta para su respuesta oral en el Pleno al ministro García-Margallo, realizada por mi compañero Urko Aiartza y formulada por mí sobre este mismo tema. A esta pregunta el ministro nos respondió con dos afirmaciones centrales, dos afirmaciones que establecían dos principios meridianamente claros en relación con el Sahara Occidental. Una primera en la que señaló que el Estado —y leo textualmente—, que defendió lo mismo tanto en Rabat como en Argel, porque este Gobierno no tiene un lenguaje diferente en función de la capital en la que se encuentre —y sigo textualmente con la cita—, apoya las negociaciones entre las partes con miras a la consecución de una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental en el marco de las disposiciones, conforme a los principios y propósitos de la Carta de derechos humanos. Una segunda, en la que nos señaló, de igual manera, que el Estado español había defendido ese mismo año como miembro del Grupo de Amigos del Sahara Occidental —y vuelvo a leer textualmente—, la conveniencia de que se establezcan mecanismos de control del respeto a los derechos humanos en el mandato de la Minurso, postura que, por otro lado, era compartida por la mayoría de los países que forman parte de dicho grupo.

Es por ello por lo que traemos esta cuestión a debate, con el objetivo de sumar voluntades y de aprobar que esta Cámara señale que es necesario que las Naciones Unidas, sin perder de vista su primer objetivo, esto es, implementar el proceso de descolonización del Sahara por medio de un referéndum que incluya la opción de la independencia, en este ínterin, que se está convirtiendo en eterno, se encarguen, asimismo, del monitorio de los derechos humanos y de asegurar su no violación por parte del Estado ocupante, es decir, Marruecos. Y es que no podemos olvidar que la Minurso, establecida en 1991, es prácticamente la única misión de la ONU aprobada en los últimos dos o tres decenios que no tiene entre sus competencias supervisar la situación de los derechos humanos en el territorio en el que opera. Este es un hecho objetivo. La Minurso sigue sin tener incluidos en su mandato mecanismos de vigilancia de los derechos humanos, y ahora que se procede a la renovación de su mandato por parte del Consejo de Seguridad es más necesario que nunca incluir este precepto en su mandato. Porque debemos denunciar que la persecución de la que es objeto la población saharaui en los territorios ocupados continúa, y pedimos que se respeten sus derechos fundamentales, en particular la libertad de asociación, de expresión y de manifestación.

El pueblo saharaui, en el Sahara Occidental, ocupado por Marruecos desde 1975, está padeciendo continuas vulneraciones de los derechos humanos contra las personas que pacíficamente se oponen a la ocupación marroquí de este territorio, generando una gran cantidad de víctimas, fruto de los continuos malos tratos, las detenciones ilegales, los juicios sumarios y represión indiscriminada. Es que es un hecho que activistas de derechos humanos permanecen presos de conciencia en condiciones infrahumanas, y hemos tenido un ejemplo de la situación existente hace pocos días, cuando 28 integrantes de diversas organizaciones de derechos humanos del Estado fueron expulsados en ocho días del Sahara Occidental por las autoridades marroquíes en este mismo mes de abril, y entre ellos se encontraba mi compañera Onintza Enbeitia. Estas expulsiones nos muestran muy a las claras que hay situaciones que se quieren ocultar, situaciones de vulneraciones constantes de los derechos humanos de las que todos somos conscientes, que son acreditadas, denunciadas y rechazadas de manera continuada por personas muy diversas y que coinciden en destacar la gravedad de la situación que se está viviendo en esta zona.

Señorías, el Estado español tiene una responsabilidad histórica y conforme al derecho internacional que no puede eludir. Debe ser un garante activo en la observancia por parte de la parte ocupante del respeto a los derechos humanos, así como trabajar para que de una vez por todos los saharauis puedan decidir sobre su futuro. Sin esta ampliación de la función de la Minurso para incluir en ella la protección de los derechos humanos, el pueblo saharaui no se podrá expresar libremente, ni podrá ejercer su derecho a manifestarse, ni votar en un futuro referéndum de autodeterminación, libre y justo, según el derecho que le otorga la legalidad internacional.

Es por todo ello por lo que les pido a todos los grupos de esta Cámara el voto afirmativo a esta moción, una moción de mínimos, que busca unir y aprobar un texto que respalde dar una solución justa, estable y duradera a la situación que está padeciendo el pueblo saharaui.

Mila esker. Muchas gracias.

Tiene la palabra el senador Unamunzaga, para indicar si acepta las enmiendas.

El señor UNAMUNZAGA OSORO: Muchas gracias, señor presidente.

Efectivamente, nos encontramos ante un problema de pronunciamiento político. Completamente de acuerdo.

Tomo la palabra en estos momentos en nombre de los proponentes. En primer lugar quiero agradecer tanto al Grupo Parlamentario Popular como al Grupo Parlamentario Socialista que hayan presentado estas dos enmiendas. También hago uso de este turno para expresar que no podemos admitir ninguna de las dos, aunque por motivos diferentes. No admitimos la enmienda presentada por el Grupo Parlamentario Popular por una cuestión a la que ya me he referido en la propia presentación de la moción y que no es otra que mientras la propia respuesta dada por el ministro en el Pleno marcaba los dos pilares que constituyen la solución a la situación del Sáhara occidental, la enmienda del Grupo Parlamentario Popular recoge solo uno. Le recuerdo lo que ya he remarcado antes y que fue expresado por el ministro García-Margallo: tenemos dos pilares, uno, primero, el Estado —vuelvo a leer textualmente—, que defendió lo mismo tanto en Rabat como en Argel, porque este Gobierno no tiene un lenguaje diferente en función de la capital en la que se encuentre, y —siguiendo textualmente con la cita— apoya las negociaciones entre las partes con miras a la consecución de una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara occidental en el marco de unas disposiciones, conforme a los principios y propósitos de la Carta de derechos humanos. Y el segundo pilar —el que nos señaló de igual manera que el Estado español había defendido ese mismo año como miembro del Grupo de Amigos del Sáhara occidental, y vuelvo a leer textualmente—: la conveniencia de que se establezcan mecanismos de control, de respeto a los Derechos Humanos, el mandato de la Minurso, postura que, por otro lado, era compartida por la mayoría de los países que formaban parte de dicho grupo.

Por todo ello, y al no dar una respuesta integral a la situación del Sáhara occidental la enmienda presentada, máxime cuando ya lo expresó en esta Cámara el ministro García-Margallo, no podemos aceptarla.

Diré respecto a la enmienda del Grupo Parlamentario Socialista que, aunque es verdad que aborda ambos pilares, no es menos cierto que en este asunto debemos ser claros. Han pasado demasiados años sin que se haya dado una solución al problema del Sáhara occidental y es el pueblo saharaui quien está padeciendo las consecuencias de esta situación. Por ello considero que hemos de ser claros en los términos que respaldemos en esta Cámara. Y los términos que hemos traído para su debate no son otros que los que dejan claramente recogidos los derechos que le corresponden al pueblo saharaui, establecidos según la legalidad internacional y respaldados y promovidos por todos los grupos defensores de los Derechos Humanos, como es el caso, por ejemplo, de Amnistía Internacional. Es decir, son términos compartidos y que consideramos que son los apropiados para dejar reflejado de manera clara y expresa el posicionamiento de esta Cámara.

Por todo ello, y estando seguros de que, por lo oído hoy, todos compartimos el espíritu de lo que queremos que se apruebe en esta Cámara, les pido que, a pesar de que no les vayamos a admitir sus enmiendas, voten a favor del texto original presentado, texto original en el que se pide que la supervisión de los derechos humanos sea parte del mandato de la Minurso cuando se revise en este mes de abril, para que así las Naciones Unidas puedan llevar a cabo su obligación de organizar el referéndum de autodeterminación y, finalmente, solucionar el conflicto sobre el Sáhara occidental mediante la aplicación del derecho internacional y de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los tratados de derechos humanos. Les solicito su aprobación sobre todo viendo las noticias que llegan, que, por lo que parece, tampoco en esta renovación del mandato a la Minurso se van a incluir en ella los mecanismos para la vigilancia de los derechos humanos.

No es que este tema sea urgente ni que llegue en un momento que pueda ser tarde para adoptar estas decisiones. Era tarde antes, lo es ahora e incluso, haciéndolo mañana, podemos estar ya ante una situación irreparable. Pero, desde luego, esta situación ya es irreversible para miles y miles de saharauis, que han sufrido y sufren estas conculcaciones de derechos humanos en estos momentos.

Mila esker. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>