«

»

sep 15

Es hora de compartir liderazgo para emprender un proceso soberanista de suma, unilateral e irreversible

EH-Bildu-esfuerzos-trincheras-partidistas_TINIMA20140913_0231_5

 

Este año, la Diada ha supuesto una rotunda victoria para Catalunya y para quienes reclamamos el derecho democrático a decidir el futuro de nuestros países.

La marea humana que el jueves inundó las calles de Barcelona dando un nuevo impulso a la “vía catalana a la independencia” evidenció todo el potencial y el profundo significado de la “V”, de la voluntad de votar para ganar. La Diada ha supuesto una victoria social y política frente a la intransigencia del Estado, una demostración más de que la inmensa mayoría de la sociedad catalana reclama pronunciarse y está dispuesta a ejercer su derecho a decidir.

La delegación de EH Bildu ha vivido y compartido la fuerza y la intensidad de la exigencia del pueblo catalán y les hemos trasladado toda nuestra complicidad y apoyo en el camino emprendido. Una vez de vuelta, reivindicamos también para nuestro país esa vía a la soberanía, una hoja de ruta que tenemos que trazar entre todos y todas. Es hora de que quienes defendemos que el pueblo vasco es una realidad política y que tiene derecho a decidir unamos esfuerzos para avanzar por ese camino y visulaizar la voluntad real de la ciudadanía vasca.

Se trata de reivindicar el derecho a decidir frente a la imposición pura y dura, apelando a leyes ajenas, establecidas precisamente para impedir el ejercicio de la democracia y la soberanía. España, como estado, solo nos ofrece represión, pobreza, incultura democrática, resignación… Por eso no quiere consultas, ni en Catalunya ni en Euskal Herria. El problema es el Estado español, su esencia franquista y antidemocrática.

La legitimidad del proceso, aquí y en Catalunya la otorga la sociedad, que es con quien se debe hacer el camino. Un proceso de suma, unilateral y soberanista. Ese es el proceso que, como en Catalunya, debemos convertir en irreversible. Porque negar el derecho a decidir es renegar de la democracia. Ante ello, no vale mirar a otro lado, no valen medias tintas; no vale estar permanentemente apelando a la paciencia ni a acuerdos con quien ni escucha, ni tiene alternativa, ni tiene voluntad de acordar.

Respecto a Catalunya y Euskal Herria, ante la sociedad vasca el español es un estado fallido, fracasado, sin legitimidad, sin iniciativa ni voluntad política, sin alternativa ni propuesta. Un Estado al que la ciudadanía vasca y catalana dan la espalda porque no tiene recorrido democrático. Y con semejante Estado no hay nada que hacer: solo hay una opción, emprender nuestro camino y construir nuestro país. Es lo que nos reclama la sociedad vasca a quienes reconocemos a Euskal Herria como nación y por tanto como sujeto de decisión: ante la cerrazón de Madrid y París, actuar con altura de miras, con madurez, que nos pongamos de acuerdo y demos la talla en este momento histórico.

Insistimos, el NO a Catalunya es el NO a Euskal Herria,… Y esa negación exige articular una respuesta, exige ofrecer una alternativa que pasa por la defensa del derecho y la libertad de la ciudadanía a decidir sobre su futuro. Una respuesta que pasa por realizar, consensuar y materializar propuestas para emprender el camino hacia la soberanía, ya, sin esperar más permiso ni legitimidad que el de la voluntad de la mayoría.

Y en el proceso soberanista que necesita Euskal Herria EH Bildu quiere compartir liderazgo y compromiso con el resto de fuerzas políticas y sociales que reconocen el derecho de autodeterminación. Y, por encima de trincheras partidistas, mostramos nuestra disposición a compartir, articular, activar y fortalecer la respuesta al NO y a emprender el camino hacia soberanía decidiendo y construyendo Euskal Herria día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>