«

»

dic 11

La marca España supone para Euskal Herria pagar 4 veces más para obtener financiación

Alberto Unamunzaga ha defendido en el Senado el veto a los presupuestos generales del 2013. El Senador de Amaiur y miembro de Eusko Alkartasuna ha explicado al Gobierno  del estado su voto en contra a los presupuestos ya que “El PP intenta convencernos de que no existe más que una salida para la situación de crisis, pero ésa no es la realidad”.

Según ha afirmado al Ministro Montoro “El PP ha adoptado una opción ideológica para salir de la crisis con consecuencias claras: profundizar en la espiral que nos ha metido en la misma y poner a las finanzas por encima de las personas”. Para el Senador Abertzale “La política del PP genera más recesión, mayor pobreza e injusticia y pone en peligro la cohesión social”

Refiriéndose a Euskal Herria ha destacado al ministro de Rajoy que “La situación de EH es que, utilizando un símil médico, tenemos una hernia discal y se nos trata de rotura de clavícula. Y lo peor no es la diagnosis, sino los efectos secundarios” ya que sus recetas, entre otros efectos, conllevan que “Para la ciudadanía vasca – empresarios, pymes, autónomos – el tener la marca España supone pagar cuatro veces más para lograr  la financiación necesaria”

Unamunzaga se ha referido al Gobierno en su conjunto al afirmar que “La realidad es que están ustedes aplicando una concepción del estado nación del siglo 19, una concepción de España errónea, con un concepto caduco y trasnochado de estado”, ante lo que ha contrapuesto que “desde Euskal Herria vamos a ejercer la soberanía precisamente para dar respuesta a esta crisis con una visión progresista, con una visión del norte de Europa y con una visión de sostenibilidad social. Pensando en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, de la sociedad en general.”

El Senador de Amaiur ha concluido afirmando que “Los Presupuestos y las acciones de su Gobierno son un obstáculo en el proceso de reconciliación, búsqueda de la verdad, justicia y reparación tan necesario en nuestro pueblo”

————————————-

Texto completo de la intervención

Muchas gracias Señor Presidente, Señor Ministro, Señorías, buenas tardes.

Desde Amaiur hemos presentado una enmienda a la totalidad a los segundos presupuestos de esta legislatura, tal y como hicimos a los primeros. Y es que, en primer lugar, le quiero reconocer una cosa a este Gobierno, que es que nunca he visto hacer tanto en tan poco tiempo, pero desgraciadamente en la dirección equivocada. En muchas de las medidas que han aplicado se trasluce improvisación, y ello nos preocupa enormemente.

Es la razón por la que mostramos nuestro rechazo a estos Presupuestos. Igualmente anunciamos que volveremos a abstenernos de manera activa en las votaciones de las enmiendas parciales.

El Gobierno del Estado ha intentado convencernos de que no existe  más que una salida para la situación de crisis en la que estábamos, y estamos, inmersos, pero ésa no es la realidad.

Con la entrada del Partido Popular en el Gobierno se optó y se profundizó en una única vía de acción ante esta situación de crisis. Como decimos no era la única por la que se podía apostar, pero se hizo. Posteriormente hemos comprobado que esta vía que han aplicado, la vía en la que se ha profundizado, supone poner a las finanzas por encima de las personas. Supone combatir la crisis profundizando en el mismo modelo que la ha creado. Supone reducir a las personas a meras cifras dentro de los valores macroeconómicos. Supone aplicar un manual de moderno neoliberal del siglo XXI.

Y esta es la primera idea de nuestro veto, que las partidas destinadas a sufragar la deuda pública representan gráfica y básicamente la  idea del modelo neoliberal.

Porque si algo se está ocultando, y no se está diciendo con total claridad, es que existía una intersección, y en ella se ha optado por girar en un sentido, dejando de lado el otro.

La opción del Gobierno del Partido Popular, que es indudablemente ideológica, ha tenido unas consecuencias que estamos padeciendo en estos momentos, y que suponen profundizar en la espiral en la que nos ha metido en esta crisis.

Porque, señorías, estos presupuestos suponen mirar al pasado y no al futuro. Suponen no dar una solución a la situación existente de emergencia económica, social, política e institucional.

Todo esto lo vemos en los presupuestos, porque estos presupuestos hay que analizarlos en el contexto general de la crisis.

Estos presupuestos no responden a la realidad de la crisis, a la profundidad de los problemas que atraviesa la economía del Estado español, y de ninguna manera van a la raíz de los problemas existentes.

Estos Presupuestos que, como digo, Amaiur va a enmendar a la totalidad, son los de un Gobierno que va por detrás de la realidad social, por detrás de los acontecimientos. Y desde el inicio de la legislatura le hemos reclamado que tome medidas  para que esto no sea así.

Les hemos insistido que hay otras formas de afrontar esta crisis sistémica. Les hemos reclamado que el Gobierno opte por políticas de crecimiento en vez de políticas de austeridad. Y tengo que reconocer que el Gobierno empieza a enunciar este concepto, pero sólo a enunciarlo, mientras que en la gestión diaria y en estos presupuestos se sigue optando por una política de austeridad a ultranza. Una política que genera recesión, pobreza y más injusticia social. Y a estas alturas esto ya no es una apreciación, es la constatación de una realidad: tenemos más recesión, mayor pobreza y una injusticia que pone en peligro la cohesión social.

¿Realmente creen que este es el camino, impulsar el desmantelamiento del sector público, privatizar los servicios esenciales de sanidad, educación, atenciones sociales, adelgazar hasta la extenuación el bienestar social logrado y dejar en el más cruel desamparo a millones de personas, cada vez mas?. Nosotros no.

El Gobierno del Partido Popular se niega a ver la realidad: Nos hablan en estos tiempos, por ejemplo, de esperanza y de brotes verdes en la cifra de crecimiento de las exportaciones y de la balanza comercial, pero ocultan que esas cifras se deben sobre todo al descenso de las importaciones.

Ocultan que, si analizamos las cifras económicas, nos encontramos con que estamos profundizando en la recesión. Es decir, se van a incrementar la pobreza y los problemas derivados de las consecuencias de la crisis.

El Gobierno de Mariano Rajoy va también por detrás de la realidad en otros problemas que afectan a la sociedad, como los desahucios y las hipotecas. Han respondido aplicando una parálisis parcial en los desahucios que ni soluciona el problema ni meterá en cintura los desmanes del sector especulativo y financiero. No soluciona el problema de, por ejemplo, limitar los intereses por mora en los bancos, que afectan a las familias, que incrementan su deuda, y ante los cuales se niegan a implantar las medidas adecuadas.

Tampoco se adoptan medidas en un problema central, como es el cambio de la estructura socioeconómica del Estado. Porque la competitividad por la que opta este Gobierno es la de los países del norte de África y no por la de los Países del norte de Europa.

Y esta es nuestra segunda idea. En vez de reactivar realmente la economía se sigue paralizando la economía productiva.

Se opta por la competitividad vía la reducción de los costes salariales. Y esto no nos lo inventamos, es un hecho, como demuestra el que, por ejemplo, los gastos en I+D+I van congelándose y disminuyendo, en vez de incrementarse.

Mire, nosotros, en mi País, lo tenemos claro. Llevamos tiempo apostando claramente por elementos como el I+D+I, Investigación, desarrollo e innovación; invertimos en la consecución de la implementación de estándares de calidad en nuestras industrias; apostamos por la especialización, por la excelencia en nuestra producción; por la reconversión de la industria ante los tiempos futuros; por aumentar, en definitiva, el valor añadido de nuestras industrias, que nos permita ser competitivos ante la nueva situación que se abre ante nosotros.

Y las medidas que está adoptando este Gobierno están conllevando efectos en mi País, cuya situación y necesidades son muy diferentes a las del Estado.

La situación es, utilizando un símil médico, que nosotros tenemos una hernia discal, pero se nos está administrando un tratamiento contra una rotura de clavícula. Pero lo peor no es el error en la diagnosis, sino los efectos secundarios del tratamiento aplicado.

Mire, señor ministro, la principal consecuencia que las políticas del Estado tienen en Euskal Herria en estos momentos es, entre muchas otras, que para los empresarios y empresarias, las pymes, los autónomos, la ciudadanía vasca en general, la marca España supone tener que pagar cuatro veces más para lograr la financiación necesaria que si no tuviéramos ese lastre.

Supone, igualmente, que los trabajadores y trabajadoras vascos del sector privado tengan que padecer, por ejemplo, la involución que ha supuesto esta reforma laboral que ha sido aplicada e implementada por su Gobierno. Supone que los funcionarios vean recortados sus derechos y condiciones laborales, con las consiguientes consecuencias en el servicio público a la ciudadanía. Supone que el conjunto de la población vayan a tener que hacer frente a medidas como el pago por los medicamentos.

Y todo ello, a pesar de que desde nuestras instituciones hemos dicho que no es necesario que apliquemos estas medidas, que la solución pasa por otro camino. Pero vienen ustedes y nos obligan, o por lo menos nos intentan obligar.

Y la sociedad vasca es muy consciente de todo esto. Nosotros ya hemos aplicado y seguimos aplicando unas medidas que miran el medio y largo plazo, tomando decisiones que nos posibiliten afrontar el futuro con perspectiva.

Y es esta perspectiva de futuro la que no vemos en estos presupuestos.

También quiero traer a colación el hecho que hablen de la reforma fiscal, una cuestión absolutamente fundamental para Amaiur. Ustedes controlan los gastos, pero no controlan el incremento de los ingresos. Los impuestos siguen sin incrementar su capacidad recaudatoria de una manera progresiva, progresista, justa y redistributiva; el fraude fiscal sigue siendo una realidad y no se toman medidas para atajarlo. Medidas efectivas, que, desde luego, no pasan por su amnistía fiscal.

Son necesarias medidas que impidan que la población tenga que hacer frente a un incremento de los impuestos indirectos, recortes en prestaciones, recortes en derechos sociales que han tardado muchas décadas en conseguir, y que ustedes han eliminado de un plumazo en 1 año.

Ya lo hemos dicho, ustedes, el PP, han adoptado medidas ideológicas para hacer frente a la crisis. Es más, medidas ideológicas que han supuesto la ruptura con una serie de acuerdos que se adoptaron en la mal llamada transición española, introduciendo cambios de calado, de modelo de Estado, de modelo social, de legislación, y que, además, están siendo introducidas de “tapadillo” en momentos en los que el debate central es otro.

Me preocupan muy seriamente los derroteros que está adoptando su Gobierno, señor ministro, y se lo digo con total sinceridad. Ya se lo hemos remarcado desde esta misma tribuna, pero si siguen por esta vía, el Estado español va camino de convertirse en un estado fallido desde el punto de vista económico.

La realidad es que están ustedes aplicando una concepción del estado nación del siglo 19, una concepción de España errónea, con un concepto caduco y trasnochado de estado. Miren, como dijo Antonio de Nebrija, “la lengua es compañera del Imperio”, y desde luego que no podemos por menos que afirmar que el ministro Wert es buen discípulo de este precepto, al tiempo que ante las acciones de su Gobierno no cabe más que afirmar que ustedes están siguiendo la frase atribuida a Cánovas del Castillo cuando comentaba, a su modo, y con sarcasmo y burla, refiriéndose a la Constitución de 1876 aquello de que “Son españoles… los que no pueden ser otra cosa”.

Miren, el campo de juego y la realidad actual es otro, y nosotros y nosotras lo tenemos muy claro, no hace falta más que mirar al mundo y Europa. Pero mucho me temo que ustedes no son conscientes de ello todavía.

Y ante esta concepción, desde Euskal Herria reclamamos ejercer la soberanía precisamente para dar respuesta a esta crisis con una visión progresista, con una visión del norte de Europa y con una visión de sostenibilidad social. Pensando en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, de la sociedad en general. Aplicando la justicia social y la redistribución de la riqueza.

Por eso mismo reafirmamos nuestro derecho a la autodeterminación, a decidir por nosotros mismos, pero reivindicamos nuestra preocupación por los pueblos del Estado español y nuestra preocupación y solidaridad por sus trabajadores y trabajadoras, por su ciudadanía, en una palabra.

Y la vía que está llevando este Gobierno para sacar al Estado de la crisis no es la más adecuada desde una visión de solidaridad y sostenibilidad social. Miren, la competitividad de un estado tiene que ser socialmente sostenible y tiene que estar sustentada en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y de la ciudadanía en su conjunto.

Y, por último y como tercer elemento, también afirmamos en nuestro veto, como hemos visto en el propio trámite del Senado, que estos presupuestos suponen un nuevo obstáculo en el proceso de reconciliación, búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación tan necesario en mi país.

En vez de allanar el camino al futuro se van creando obstáculos innecesarios, incluso poniendo obstáculos a decisiones, que aunque insuficientes son un paso en la buena dirección, y que han sido adoptadas por el Gobierno y Parlamento Vasco saliente.

Y con estas decisiones se ponen dificultades innecesarias que harán más difícil para todos el inevitable proceso de reconciliación que se debe dar en mi país.

Pero sí le quiero remarcar algo al Gobierno actual, nuestra intención, la de Amaiur, no es la de realizar un debate público crispado en relación a este tema, sino aportar en todos los ámbitos para su  definitivo desarrollo y resolución.

Mila esker, muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>