«

»

feb 28

Mi intervención de hoy en la comisión de Constitucional del Senado … Con el resto de contenido que no han sacado los medios

Muchas gracias Señor Presidente, Señora Vicepresidenta, en primer lugar le quiero agradecer su comparecencia tanto en mi nombre como en el del grupo que represento.

Quiero aprovechar esta comparecencia, que supone una continuación de la que realizamos en el Congreso y que la he consultado con detenimiento, para examinar las grandes líneas del gobierno del estado en esta legislatura,  en la que usted ocupa un puesto de la máxima responsabilidad. Su designación en el gobierno viene marcada por los resultados electorales que ha obtenido su formación y que les han otorgado una holgada mayoría absoluta.  Hecho que no les debería hacer caer en la tentación de llevar adelante iniciativas que, por su trascendencia, pueden y deben contar con el apoyo de otras fuerzas políticas, y contar así con el mayor consenso posible.

Señora Vicepresidenta, no debemos olvidar que la política y las elecciones son ciclos, que vienen y van, y las diferentes realidades se van sucediendo una detrás de otra.

Y afirmo esto porque todas las personas con responsabilidades en política, que aportamos nuestro proyecto a la sociedad, lo debemos realizar desde el principio del servicio o bienestar a la ciudadanía. Por ello, mi convicción de que todas las iniciativas que planteamos y desarrollamos desde todas las opciones políticas, tanto a nivel grupal como individual, las realizamos para lograr el bien común.

Las personas que formamos parte de los partidos políticos actuamos con la convicción de que nuestra visión de la realidad social y de todos los planteamientos que realizamos son beneficiosos para el conjunto de la población. Y esta es una de las reflexiones que le quiero trasladar, una visión diferente a la suya y a la del gobierno que representa.

Le voy a aportar una visión crítica a la realidad que usted describe de la situación económica y política ,estoy seguro que no la comparte, pero espero que le haga reflexionar sobre algunos de los extremos que le voy a exponer.

Unas breves reflexiones centradas en dos elementos fundamentales, porque ya dispondremos de diferentes ocasiones a lo largo de la legislatura para tratar sobre éste y otros temas. En concreto me quiero referir a la situación de crisis económica que estamos viviendo en el estado y a la situación política que estamos viviendo en mi país, Euskal Herria. Es decir, a la estructura socioeconómica y la estructura institucional.

Y, Señora vicepresidenta, la realidad es que en el breve tiempo transcurrido desde que ostentan el gobierno las buenas palabras, y los objetivos genéricos y grandilocuentes expuestos a grandes rasgos y de los que nadie puede estar en contra y reflejados en las diferentes mociones, enmiendas, respuestas a preguntas y planteamientos que su partido, y por extensión su gobierno, han traído al Senado, se contradicen con las decisiones adoptadas.

Así la realidad es muy diferente, ya que  bajo el paraguas de una supuesta intervención decidida contra la crisis que padecemos en el Estado, ustedes llevan a cabo una profunda desestructuración del mercado de trabajo que recorta y abole los derechos y conquistas sociales alcanzadas en los últimos 50 años.

La nueva reforma laboral deja, si cabe, más desprotegida a la clase trabajadora frente a la patronal. Ustedes en lugar de velar por un equilibrio y la salvaguarda de los derechos, obligaciones e intereses del conjunto de la ciudadanía, referida en este ámbito concreto a los trabajadores y la patronal, han tomado partido claramente a favor de la patronal.

Ante lo cual no nos queda otra opción, desgraciadamente, que la de aseverar la total sumisión del Gobierno del Partido Popular ante los intereses empresariales, en tanto que ha dejado de lado a las primeras de cambio el bienestar de los trabajadores.

Es por ello, Señora vicepresidenta, y en lo concerniente a Euskal Herria, que es mi ámbito de decisión, que no podemos compartir su política socioeconómica porque todas las decisiones tomadas a nivel estatal lo que hacen es lastrarnos, lo que nos reafirma en la necesidad de tener un marco propio de relaciones laborales para que los y las vascas podamos definir nuestras propias políticas de empleo.

Porque las recetas que están adoptando a nivel estatal no van a ayudarnos a salir de la crisis. La realidad de Euskal Herria y la de España no tienen nada que ver y, por lo tanto, las medidas necesarias para salir de esta situación no son las mismas.

Uno de los pilares de Amaiur en la política socioeconómica es que los gobiernos deben hacer una apuesta decidida por la economía real y no la de las grandes cifras y los intereses de las multinacionales, que son las que deshumanizan la economía, el sistema, la realidad social y nos cosifica a los ciudadanos. Nos convierten en meras cifras, olvidando que detrás de ellas nos encontramos personas, familias. Familias que son por las que realmente debemos trabajar y dar una solución efectiva, pronta, sobre una premisa, que para nosotros es la constatación de que es el propio sistema, tal y como ha derivado, el que ha fracasado. O sea, nos encontramos ante una crisis sistémica.

Ha fracasado el sistema económico de la especulación, la estructuración del sistema productivo en torno al del crecimiento incontrolado, el del mercado libre y el del jugar con lo que se tiene y con lo que no se tiene, que mira los ingresos actuales y los previstos en el futuro como si estos fueran lineales y la situación no podría empeorarse.

Ante este fracaso no se pueden tomar opciones que sólo consideran una reducción a todos los efectos de los gastos, pero sin tener en cuenta que la inversión pública es necesaria, que el déficit si está bien justificado y las inversiones realizadas no son malas per se si luego son efectivas y se obtienen unos resultados adecuados.

Las soluciones pasan por demostrar que se puede realizar una clara y correcta jerarquía en la prioridad de los gastos, porque la gestión política es eso, realizar inversiones, en sus distintas vertientes, que tengan una repercusión a nivel social que son las que deben hacer mover la rueda económica.

Adoptar unas decisiones y acciones desde las instituciones que vayan a garantizar los derechos de todas las personas, así como sus obligaciones, el trabajar para lograr la justicia social, la redistribución más equitativa de los ingresos. Que lo aportado por los ciudadanos al estado revierta en el conjunto, pero sobre todo en aquellas personas más desfavorecidas.

Es por todo ello que valoramos que tanto la reforma laboral, como las diferentes iniciativas adoptadas por el gobierno, van en dirección contraria a nuestra visión de la política económica, por lo que como primera medida clara y urgente le reclamamos que reconsideren las acciones tomadas y procedan a retirar, entre otras, la reforma laboral.

Hay otras maneras y recetas para salir de la crisis, y no nos vale con afirmar que cuentan con el aval de otros estados, cuando ya se está debatiendo la salida de la crisis desde otros puntos de vista … y no tenemos que irnos muy lejos para constatarlo. La crisis ante la que nos encontramos no es una crisis generada por la existencia de un déficit elevado. El problema es otro. El problema es estructural.

Y tenemos claro que a esta crisis se la combate con I+D+I, con una educación y formación aplicada a las nuevas realidades y necesidades, con un aumento de la productividad, con un cambio en el propio sistema productivo y no incidir en la economía de la especulación del ladrillo y la especulación del propio sistema financiero… y estas medidas no están reñidas con el mantenimiento de los derechos de la ciudadanía, entre ellos,  por supuesto los derechos laborales. Ha llegado la hora de un cambio de la base del propio sistema.

Porque el sistema actual no es sinónimo de progreso económico, ya que, es todo lo contrario a una economía eficiente, desarrollada y europea.

En cuanto a la situación política, Señora Vicepresidenta, no hay duda de que en los últimos años se han producido grandes avances para alcanzar la pacificación y normalización en Euskal Herria. Una situación que no podemos calificar más que de histórica, y ante la que le pedimos a su gobierno que tenga la altura de miras necesaria para dar una solución al conflicto político que existe en nuestro pueblo.

La realidad es que nos encontramos ante una transición inacabada. La constatación de que la mayoría de la sociedad vasca no encuentra acomodo en el sistema jurídico político vigente actual.

El marco, el acomodo, la estructura política, como todas, está para ser cambiado si así lo desea la mayoría de la sociedad vasca. Parto del total convencimiento no hay nada inmutable y que sea para siempre. No hay más que observar la historia para darnos cuenta que todo es una sucesión de cambios y de ciclos.

Pero no se puede cometer el error de abordar este principio desde una visión de recorte, centralización y laminación de competencias propias en beneficio de las estatales, sino precisamente en el sentido contrario, en el de la profundización en la democracia, en el acomodo de las leyes a la ciudadanía, y no al revés.

Y realizo esta afirmación desde la base y el compromiso de Amaiur para con todos los derechos humanos sin ningún tipo de excepción, y este es el espíritu de Amaiur, y el espíritu que ha dirigido mi actividad política a nivel personal desde su inicio, hace ya unos cuantos años.

Este es uno de nuestros pilares centrales, junto con el convencimiento que todas las acciones que desarrollamos en política deben orientarse en lograr una profundización en la democracia. Porque esta es la clave en toda acción política, amoldarse a las realidades.

No debería ser ninguna sorpresa que una coalición como la que represento, tenga una diagnosis concreta y una apuesta clara ante la situación en la que nos encontramos:La transición inacabada que se produjo en el año 1977, con la elaboración de una Constitución que avanzó de forma muy importante en los derechos individuales, no supo resolver la cuestión de los derechos colectivos, de los Pueblos, de las naciones sin estado que están en el Estado español, y hoy día ese problema sigue estando encima de la mesa.

El diseño que se abordó a nivel estatal fue el de dar “café para todos” para anular los deseos de autogobierno o las aspiraciones de autogobierno en las naciones históricas de Catalunya, de Euskal Herria y de Galiza. El intento fue el de generar un sistema autonómico y así difuminamos, tapamos, y a ver si se les van olvidando estas cuestiones a las naciones históricas.

La consecuencia treinta años después es que nos encontramos con que en las naciones históricas el deseo de autogobierno, las aspiraciones de autogobierno, han crecido, se han consolidado, y en el resto del Estado se ha generado un sistema totalmente ineficaz generador, entre otros elementos, de una elevada deuda pública.

Puede resultar chocante para alguna persona que esté demostrando con mi intervención que a Amaiur le preocupen estas cuestiones y que le preocupe, en definitiva, el rumbo que está tomando España. Pues sí, efectivamente nos preocupa.

Porque, al final, ese problema repercute en todos, en todas las personas que, aunque no nos sentimos españolas, estamos dentro del Estado español y en el conjunto de los pueblos de europa. Y es que nosotros nos sentimos vascos y profundamente europeos. Ese es nuestro nexo en común y el entorno último donde queremos situarnos con España, en una relación de colaboración dentro de un marco europeo.

Pero no en un modelo de europa neoliberal como el que se vislumbra, sino que nosotros apostamos por una Europa diferente, apostamos por una Europa que no esté preocupada por el déficit público sino por las personas, por la creación de empleo, por que las personas puedan vivir con dignidad.

Ese es otro elemento que quiero poner encima de la mesa como elemento de reflexión, porque me gustaría que el Gobierno reflexionase y cambiase de rumbo en esa cuestión porque, si no, al final de esta legislatura la situación económica va a ser peor que en la actualidad y va a repercutir exclusivamente en los trabajadores.

Ha hablado también de regeneración democrática. Este Gobierno también debería abordar unos elementos que me parecen importantes desde el punto de vista de la regeneración democrática, como es acabar con una ley de partidos que va en contra de las bases democráticas, según se ha reconocido por muchos países europeos; como es acabar con una legislación que permite cerrar medios de comunicación -que al cabo de los años los tribunales dan la razón de que ha sido un cierre injusto-. Esos son elementos importantes e imprescindibles de regeneración democrática.

Hay otro elemento de regeneración democrática fundamental  que es un compromiso decidido con la defensa de los derechos humanos. Por ello, les insto a Acoger las recomendaciones de Naciones Unidas, de Amnistía Internacional sobre todo en la prevención de los malos tratos o torturas en los ámbitos de detención. Ahí hay un campo importante en el que debemos avanzar todos. Eso también es igualmente hablar de regeneración democrática y ahí va a tener también toda nuestra colaboración porque desde Amaiur queremos tender puentes.

Nosotros vamos a seguir perseverando en tender puentes porque pensamos que los problemas se resuelven entre todos y contando con todos; contando con ustedes y contando con nosotros, y partiendo de algo que es importante y que está en parte de su planteamiento y es otro de los temas que nos preocupan, que es el respeto a las realidades diferenciadas que hay en el Estado.

En concreto, a la hora de abordar los temas presupuestarios, control del déficit, los temas fiscales, etcétera, yo le preguntaría si va a respetar los ámbitos diferenciados como son los que provienen del Convenio Económico de la Comunidad Foral de Navarra y el Concierto Económico en la Comunidad Autónoma Vasca, que conforman el ámbito y las circunscripciones a las que yo defiendo; si va a respetar esos ámbitos de soberanía que preceden a la Constitución, que siguen con esta Constitución y que nosotros pretendemos acrecentar en el futuro con otros marcos jurídico-políticos.

Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>