«

»

feb 08

Moción sobre el cierre de las centrales nucleares / Garoña

De antemano quiero anunciar que nuestro voto va a ser favorable a la moción presentada por parte del Partido Socialista y a la enmienda presentada por ENTESA, aunque tengamos claro que se trata de un posicionamiento de mínimos, y no quiero dejar pasar por alto que el PSOE ha gobernado hasta ahora y no ha procedido a dar una solución definitiva a la central de Garoña, porque el debate que subyace detrás de todo no es otro que el del modelo energético, por qué modelo energético apostamos y qué bases para establecer un modelo energético vamos a implementar de cara al futuro.

Hemos de afrontar el reto de cambiar el sistema de producción de energía. El modelo actual, en lo concerniente a las centrales nucleares, han demostrado ser un problema el tratamiento futuro de los residuos generados así como los riesgos que tiene toda instalación nuclear.

Realmente el no afrontar esta realidad es jugar a corto plazo, es posponer un problema con el que nos vamos a encontrar más pronto que tarde, o lo que es lo mismo, vamos a dejar a nuestras hijas e hijos una herencia que no deberían tener. Hemos de aprender de las enseñanzas del pasado, fruto de las cuales hemos recibido unas herencias que han conllevado que nos encontremos hoy día arreglando y paliando los efectos que la industrialización desmedida ha generado en demasiadas zonas.

Otro argumento que nos lleva a apoyar esta moción, que repito nos resulta insuficiente, tal y como ya he adelantado antes son los riesgos que, todavía hoy, y recientemente hemos sido testigos desgraciados de ello, tiene el posible fallo o accidente de una de estas instalaciones, por lo que puestos en la balanza los riesgos y beneficios existentes con la tecnología nuclear existente en la actualidad, a nuestro entender queda muy claro por qué opción debemos apostar.

Y optamos por una opción clara, con un ejemplo concreto, como es el de la central de Garoña.
Recientemente se ha solicitado por parte del Gobierno del estado al Consejo de Seguridad Nuclear, un informe sobre la prolongación de la vida de la central de Garoña, cuyo cierre está previsto para el año 2013.

Nosotros entendemos que ninguna central es infalible, recordemos por ejemplo la parada no programada de la central nuclear de ASCO II. Una tecnología con riesgos tan evidentes como es la nuclear, trae consigo una serie de inconvenientes, puesto que incluso con la central parada el combustible nuclear sigue activo, siguen dándose reacciones nucleares que además de radioactividad generan mucho calor. Y debemos constatar que es un hecho objetivo y constatado técnicamente que tanto las centrales nucleares de fukusima como Garoña son gemelas y tienen unos reactores con un pésimo sistema de contención.

Por lo tanto el debate es sobre la seguridad de la energía nuclear, ya que las afirmaciones que las centrales nucleares cuentan con tecnología y sistemas de seguridad que las hacen infalibles y que la posibilidad de accidentes es remota carecen de credibilidad.

No podemos esperar a ver cuándo y dónde sucede otro accidente nuclear, no podemos dejar que este hecho sea una posibilidad y desde AMAIUR tenemos claro que hemos de ser parte activa y exigente en el cambio de modelo energético y, en especial, en el cierre de Garoña por obsoleta, peligrosa, estar amortizada y porque la sociedad así lo exige.

Porque no vale utilizar la existencia de problemas económicos como excusa para no mantener los planes de desmantelamiento. El invertir en el cambio del modelo energético es anticiparnos, estar preparados y afrontar con previsión la nueva revolución que va a suponer el cambio del sistema de generación de energía, no sólo en lo relativo a la energía nuclear, y que van a suponer una serie de cambios estructurales en nuestra sociedad.
En definitiva apoyamos esta moción porque apoyamos el cierre de las centrales nucleares, incluyendo por supuesto entre las mismas a la central de Garoña, central que fue diseñada para estar en activo 40 años, y ya han pasado 42 desde su apertura.

El alargar la vida de esta central nuclear no beneficia a la ciudadanía, sino a la industria y responde a intereses corporativos frente al interés general, la salud y la seguridad de las personas.

Y, para finalizar, quiero subrayar que el futuro estará basado el tipo de relación que seamos capaces de tejer con nuestro entorno, con la naturaleza, con los recursos medioambientales, conviviendo, minimizando la explotación innecesaria. Ahora es el momento en el que podemos establecer unas bases y estamos en condiciones de encarrilar el cambio en esta relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>